[prólogo / Albert Sangrà] Plataformas de teleformación y herramientas telemáticas / Muñoz Carril + González Sanmamed

Plataformas de teleformación y herramientas telemáticas / Muñoz Carril + González SanmamedLa aparición de las plataformas telemáticas que pueden operar gracias a la tecnología facilitada por los avances de internet ha revolucionado, en gran parte, el mundo de la educación. Su emergencia ha conseguido el alumbramiento de una nueva generación de educación a distancia, aquella en que todos los participantes pueden interactuar entre ellos y no sólo con los docentes, y la búsqueda de la convergencia con la educación en presencia a través de lo que estamos llamando e-learning.

Con independencia de la posición teórica que cada uno quiera tomar, es de una certeza absoluta que las tecnologías de información y comunicación [TIC] cada vez están empujando o condicionando la innovación y el cambio en el mundo educativo. Así, en estos momentos la gran mayoría de instituciones educativas cuentan con una plataforma, entorno, contexto, campus virtual o como quiera que cada uno le llame, donde se realizan prácticas educativas que permiten, a estudiantes y profesorado, liberarse de las constricciones espacio-temporales.

La integración de las TIC en una institución puede tener un considerable impacto si afecta sus bases fundamentales y, por lo tanto, tiene que ser gestionada des un punto de vista estratégico. La mejor solución tecnológica será, ciertamente, aquella que mejor encaje en el espacio delimitado por los múltiples factores que determinan la naturaleza específica de una institución y sus posibilidades respecto a las necesidades de provisión de e-learning Esta solución sólo puede definirse a partir de un profundo análisis de aquellos factores y de una visión estratégica de la evolución del futuro.

Por regla general, se ha demostrado que existen tres grandes enfoques que nos permiten responder a esta necesidad. Estos tres enfoques son: 1. el desarrollo de un entorno virtual de enseñanza-aprendizaje [EVEA] o Virtual Teaching and Learning Environment [VTLE] desde cero, 2. la aplicación de soluciones comerciales y 3. el uso del software open source o con licencia de uso público.

Si bien el acuerdo general dice que en el pasado eran los enfoques pedagógicos los que se subordinaban a las posibilidades de una solución tecnológica concreta, en la actualidad se quiere dar a entender que la tecnología se elige, cuando no se crea, para dar apoyo a los principios y prácticas pedagógicas existentes. Sucede, sin embargo, que aún estamos lejos de esta encomiable voluntad. Todavía hoy, en muchos casos, las plataformas de aprendizaje responden más a la necesidad de soluciones administrativas que propiamente pedagógicas.

La decisión entre desarrollar soluciones dentro de la propia institución, utilizar las posibilidades que ofrece el open source o inclinarse por la compra o alquiler de productos comerciales suele basarse en un complejo entramado de consideraciones que incluyen desde el enfoque pedagógico, el tipo de contenidos que van a autilizarse mayoritariamente y el tipo de tecnología necesaria para acceder a ellos, la disponibilidad de recursos humanos y financieros, las limitaciones políticas y legales y la compatibilidad entre los sistemas existentes en cada institución.

En cualquier caso, es cierto que cada una de esas tres opciones, lleva consigo algunas ventajas intrínsecas que cabe considerar. Entre ellas podemos destacar algunas, como son, para las soluciones elaboradas por cada institución, el completo control sobre las funcionalidades, la alineación con las actuales necesidades técnicas y pedagógicas, las posibilidades de desarrollo futuro y de adaptación a nuevos requerimientos, la posibilidad de integración con otros sistemas como los administrativos y de servicios y, no menos importante para según qué instituciones, la eventual comercialización de la plataforma creada, cosa que permite un retorno de la inversión realizada. Obviamente, esta opción requiere disponer de un equipo tecnológico potente y con considerables recursos económicos y humanos.

También la aplicación de soluciones comerciales tiene sus ventajas. La más importante : no tener que preocuparse internamente de los aspectos tecnológicos, puesto que no hay necesidad de ningún desarrollo. De hecho, la institución puede externalizar todo el servicio tecnológico, rebajando considerablemente los costes vinculados a este concepto. Sin embargo, pueden incrementarse los costes vinculados a las licencias de uso de la plataforma, que fluctuarán en función del número de estudiantes o usuarios de la misma.

Finalmente, la tercera opción corresponde no sólo a una decisión práctica, sino también filosófica o ideológica. El fenómeno open source está creciendo por doquier, impulsado por tecnólogos que no creen en las soluciones llamadas propietarias, sino en el desarrollo de un software que pueda ser mejorado constantemente por otros técnicos, a través del acceso libre a los códigos fuente. Estas soluciones que suelen funcionar a partir de los acuerdos de uso público de las licencias aportan dos ventajas muy importantes. La primera es el coste económico. En estos tiempos de limitaciones económicas y presupuestarias en los cuáles quienes toman decisiones tienen que hacerlo sobre la base de opciones asumibles y sostenibles para la institución, estas soluciones se convierten en una opción real. Cabe destacar, sin embargo, que open source no significa gratuito. Es decir, los costes se rebajan mucho, pero la gran ventaja es que la institución podrá hacer y deshacer, modificar y readaptar aquella solución como considere conveniente, y aquí sí que hay un ahorro de recursos importante.

Y éste es el segundo beneficio : que pueden ser adaptadas las particular contexto institucional, pedagógico, administrativo y tecnológico en que van a instalarse.

Cabe decir, sin embargo, que la tecnología evoluciona a una velocidad muy superior a la que la mayoría de los humanos podemos reaccionar. Hay quien dice en estos momentos que ya no debemos hablar de entorno virtual de enseñanza-aprendizaje [EVEA], puesto que se trata de sistemas con arquitecturas de software cerradas que no podrán competir con las redes sociales, los contenidos generados por los usuarios y el incesante incremento de herramientas y espacios web 2.0 que pueden ser utilizados para finalidades formativas, sino que debemos empezar a referirnos a los entornos personalizados de aprendizaje [EPEA ; Personal Learning Environments, PLE].

Es posible, pero las anteriores evoluciones tecnológicas respecto a al educación nos han enseñado varias cosas. Primero, que no toda la tecnología que sirve para la comunicación y el ocio sirve en la misma medida para el aprendizaje. Segundo, que existe una gran tendencia, impulsada por los propios tecnólogos hacia la integración, y probablemente sucederá que dispondremos de EVEA personalizables, pues eso va a ser lo que estudiantes e instituciones van a necesitar. Finalmente, recordemos que la tecnología suele crear necesidades iniciales que después se encarga ella misma de modificar en función de cómo se mueven las personas.

Los EVEA por tanto, no han finalizado su travesía entre nosotros. Al contrario, todavía queda mucho por hacer, por sacarles todas las potencialidades que guardan en su interior. Es cierto que hace falta más creatividad e innovación por parte del profesorado, que todavía hoy los utiliza como simples repositorios de apuntes o para replicar las mismas prácticas que llevan a cabo en el aula. Queda mucho por aprender.

En este sentido, Plataformas de teleformación y herramientas telemáticas, de Pablo César Muñoz Carril y Mercedes González Sanmamed, -localizado en biblioteca.etsit en la signatura D2030 MUÑ PLA-, es un primer paso, una porpuesta necesaria que nos permite una visión extensiva de lo que en estos momentos son las plataformas electrónicas y sus herramientas para el desarrollo del e-learning, ya sea en contextos virtuales o mixtos.

La lectura de Plataformas de teleformación y herramientas telemáticas, localizado en biblioteca.etsit en la signatura D2030 MUÑ PLA, es fácil para aquellos que no están familiarizados con esta temática, y puede suponer una muy buena introducción para todos aquellos que se encuentran un buen día delante de la plataforma que su institución ha decidido implantar para la formación en línea o mixta de sus estudiantes o de sus empleados.

De la misma forma, es de esperar que pueda servir a algunas instituciones a pensárselo dos veces antes de tomar una decisión sobre qué plataforma implantar, hecho que a menudo se realiza con poco criterio o, cuando lo hay, se encuentra enormemente desequilibrado entre los vértices tecnológico, pedagógico, institucional y económico, normalmente inclinado sobremanera hacia el primero o el último de ellos. En este sentido, Plataformas de teleformación y herramientas telemáticas, localizado en biblioteca.etsit en la signatura D2030 MUÑ PLA, puede ser útil no sólo a profesores y formadores, sino también a aquellos que tienen la responsabilidad de liderar y tomar decisiones.

A Plataformas de teleformación y herramientas telemáticas, localizado en biblioteca.etsit en la signatura D2030 MUÑ PLA, a buen seguro, seguirán otros trabajos que lo actualizarán, pero marcará una pauta necesaria y muy útil en este camino.

Estamos delante de un libro que nos permite entender cuáles son los espacios virtuales donde la interacción en línea permite que personas que no coinciden ni en el tiempo ni en el espacio aprendan y crezcan juntas en el conocimiento. Espacios virtuales donde a menudo se depositan sentimientos y deseos que siempre pueden recuperarse, porque están ahí. Unos espacios a los que seguro podemos sacarle mucho más partido.

Albert Sangà Morer

Más información en [introducción] Plataformas de teleformación y herramientas telemáticas / Muñoz Carril + González Sanmamed y en e-learning, enseñanza asistida y a distancia en biblioteca.etsit : bibliografía, conceptos y buenas prácticas.

Esta entrada fue publicada en novedades y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.