[introducción] El nuevo paradigma de los mercados financieros : para entender la crisis económica actual / George Soros

El nuevo paradigma de los mercados financieros : para entender la crisis económica actual / George SorosEstamos inmersos en la peor crisis financiera desde 1930. En cierto sentido, se asemeja a otras crisis de los últimos veinticinco años, pero, sin embargo, hay una diferencia sustancial : la crisis actual marca el fin de una era de expansión crediticia basada en el dólar como moneda de reserva internacional. Las crisis episódicas forman parte de procesos de auge y de crisis; la crisis actual es la culminación de una extraordinaria expansión que ha durado más de veinticinco años.

Para comprender lo que está sucediendo necesitamos un nuevo paradigma. El paradigma existente, es decir, la creencia en que los mercados financieros tienden al equilibrio, es tanto falso como engañoso. Nuestros actuales problemas pueden atribuirse en gran parte al hecho de que el sistema financiero internacional ha evolucionado dentro de ese paradigma.

El nuevo paradigma que propongo en El nuevo paradigma de los mercados financieros : para entender la crisis económica actual, localizado en biblioteca.etsit en la signatura 338.1 SOR NUE, no se limita a los mercados financieros. Busca la relación entre pensamiento y realidad, y reconoce que las falsas ideas e interpretaciones juegan un papel fundamental en la determinación del curso de la historia. Empecé [George Soros - georgesoros] a desarrollar este marco conceptual en la London School of Economics [lse] antes de empezar a trabajar en los mercados financieros. Como he  escrito en otra ocasión, estaba muy influido por la filosofía de Karl Popper, y eso me hizo cuestionarme los supuestos de la teoría de la competencia perfecta, en particular el supuesto de conocimiento perfecto. Me dí cuenta de que los participantes en el mercado no pueden basar sus decisiones exclusivamente en su conocimiento, y de que sus percepciones sesgadas influyen no sólo en los precios de mercado, sino también en los fundamentos que esos precios supuestamente reflejan. Llegué a la conclusión de que el pensamiento de los participantes tiene una función dual. Por un lado, los participantes intentan entender su situación. Podríamos llamar a esto la función cognitiva. Por otro, los participantes intentan cambiar la situación. Ambas funciones actúan en direcciones opuestas y, bajo ciertas circunstancias, pueden interferir una con otra. Llamo a esto reflexividad de interferencia.

Cuando me convertí en participante en el mercado, usé este marco conceptual en los mercados financieros. Eso me proporcionó una mejor comprensión de los procesos de auge y de crisis que inicialmente se autorreforzaban pero que finalmente se autodestruían, y utilicé ese descubrimiento como gestor de un hedge fund -un fondo de inversión libre-. La teoría de la reflexividad la expuse en mi primer libro -La alquimia de las finanzas-, publicado en 1987. El libro fue recibido con entusiasmo pero, en los círculos académicos, la teoría de la reflexividad no se tomó en serio. Yo mismo albergaba serias dudas sobre si estaba diciendo algo nuevo e importante. Después de todo, estaba tratando uno de los más básicos y minuciosamente estudiados problemas de la filosofía, y pensé que todo lo que podía decirse sobre el tema probablemente ya había sido apuntado. Sin embargo, para mí, mi marco conceptual seguía siendo muy importante. Me servía de orientación tanto a la hora de hacer dinero como gestor de hedge funds como a la de gastarlo como filántropo, y se convirtió en parte esencial de mi identidad.

Cuando la crisis financiera estalló, me había retirado de la gestión activa de mi fondo de inversión libre, que previamente había cambiado de un hedge fund agresivo a un fondo de beneficiencia más prudente. En cualquier caso, la crisis financiera me forzó a volver a centrar mi atención en los mercados financieros, y me dediqué más activamente a tomar decisiones de inversión. Entonces, hacia finales de 2007, fue cuando decidí escribir un libro que analizara y explicara la situación actual. Tres consideraciones me impulsaban. Primero, para comprender mejor lo que estaba sucediendo, era necesario crear urgentemente un nuevo paradigma. Segundo, embarcarme en un estudio serio podría ayudarme en mis decisiones de inversión. Tercero, si proporcionaba un análisis oportuno de los mercados financieros, me aseguraría de que la teoría de la reflexividad mereciera, finalmente, una consideración seria. Es difícil que una teoría abstracta capte la atención general, pero la gente está muy interesada en los mercados financieros, especialmente cuando se sienten desorientados. Ya utilicé los mercados financieros como un laboratorio para probar la teoría de la reflexividad en La alquimia de las finanzas; la situación actual se presenta como una excelente oportunidad para demostrar su relevancia e importancia. De estas tres consideraciones, la tercera ha pesado más en mi decisión de publicar El nuevo paradigma de los mercados financieros : para entender la crisis económica actual, localizado en biblioteca.etsit en la signatura 338.1 SOR NUE.

El hecho de que tuviera más de un objetivo a la hora de escribirlo complica más El nuevo paradigma de los mercados financieros : para entender la crisis económica actual, localizado en biblioteca.etsit en la signatura 338.1 SOR NUE, que si me centrara exclusivamente en la crisis financiera en desarrollo. Déjenme explicar brevemente cómo la teoría de la reflexividad se adapta a la crisis. En contra de lo que afirma la teoría económica clásica, que supone conocimiento perfecto, ni los participantes en el mercado ni las autoridades monetarias y fiscales pueden basar sus decisiones puramente en el conocimiento. Sus juicios y concepciones equivocadas afectan a los precios de mercado y, sobre todo, los precios de mercado afectan a los supuestos fundamentos que reflejan. Los precios de mercado no se desvían de un equilibrio teórico de manera aleatoria, como afirma el paradigma actual. Las perspectivas de los participantes y reguladores nunca se corresponden con la situación del momento; es decir, los mercados financieros nunca alcanzan el equilibrio postulado por la teoría económica clásica. Hay una conexión reflexiva de doble sentido entre la percepción y la realidad que puede dar lugar a procesos de auge y crisis que inicialmente se autorrefuerzan, pero que finalmente se autodestruyen, es decir, a burbujas económicas. Cada burbujas económicas consiste en una tendencia y en una falsa concepción que interactúan de manera reflexiva. Ha habido una burbuja económica en el mercado inmobiliario de Estados Unidos, pero la crisis financiera actual no es meramente el estallido de la burbuja económica inmobiliaria. Es la mayor de las crisis financieras periódicas que hemos experimentado últimamente. Todas estas crisis financieras forman parte de lo que yo llamo una superburbuja, un proceso reflexivo a largo plazo que ha evolucionado a lo largo de los últimos veinticinco años más o menos. Consiste en una tendencia actual, la expansión crediticia, y una concepción equivocada actual, el fundamentalismo de mercado -es decir, lo que en el siglo XIX se llamaba laissez-faire-, que mantiene que debe darse rienda suelta a los mercados. Las crisis financieras previas eran constataciones que reforzaban la tendencia y la falsa creencia prevalecientes. La crisis financiera actual es un punto de inflexión en el que tanto la tendencia como la falsa creencia se han vuelto insostenibles.

Todo esto requiere una explicación mucho más exhaustiva. Tras establecer el marco en que nos movemos, dedico la primera parte de El nuevo paradigma de los mercados financieros : para entender la crisis económica actual, localizado en biblioteca.etsit en la signatura 338.1 SOR NUE, a la teoría de la reflexividad, que va mucho más allá de los mercados financieros. Tal vez la gente interesada exclusivamente en la crisis financiera actual encuentre esta parte más dura, pero aquellos que hagan el esfuerzo tendrán, espero, una recompensa. Éste es mi interés principal, la tarea a la que he dedicado toda mi vida. Los lectores de mis libros previos verán algunos pasajes repetidos porque las ideas que estoy planteando siguen siendo las mismas. En la segunda parte de El nuevo paradigma de los mercados financieros : para entender la crisis económica actual, localizado en biblioteca.etsit en la signatura 338.1 SOR NUE, aclaro la situación actual, aprovechándome tanto del marco conceptual como de mi experiencia práctica como gestor de hedge funds.

George Sorosgeorgesoros.

Más información en biblioteca.etsit puede localizarse en ¿Crisis? ¿Qué crisis? : bibliografía básica sobre economía en biblioteca.etsit y en Nueva economía, globalización, knowledge economy & digital economy en biblioteca.etsit.

Esta entrada fue publicada en novedades y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.