Superfreakonomics : enfriamiento global, prostitutas patrióticas y por qué los terroristas suicidas deberían contratar un seguro de vida / Levitt + Dubner

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=S9WPgucGnC0&hl=es_ES&fs=1]

[vídeo : WiredSetLLC]

Nota explicativa de los autores.

Ha llegado el momento de reconocer que en nuestro primer libro [Freakonomics, localizado en biblioteca.etsit en la signatura ENSAYO LEV FRE] mentimos. Dos veces.

La primera mentira aparecía en la introducción, donde escribimos que Freakonomics, localizado en biblioteca.etsit en la signatura ENSAYO LEV FRE, no tenía un tema unificador. Lo que sucedió fue esto : nuestra casa editorial -buena gente, gente lista- leyó el primer borrador de nuestro libro y lanzó un grito de alarma : ‘¡Este libro no tiene un tema unificador!‘. Por el contrario, el manuscrito era un montón de historias elegidas al azar sobre profesores que hacían trampas, agentes inmobiliarios que se vendían a sí mismos, y niños de mamá que vendían crack. No había una elegante base teórica sobre la que amontonar estas historias para que, milagrosamente, el todo fuera mayor que la suma de sus partes.

La alarma de nuestros editores aumentó cuando propusimos un título para aquel revoltillo de libro Freakonomics : [localizado en biblioteca.etsit en la signatura ENSAYO LEV FRE]. Incluso por teléfono se podía oír el sonido de las palmas golpeando frentes : ¡Este par de payasos acaban de entregar un manuscrito sin tema unificador y con un título inventado y absurdo!.

Como era de esperar, se nos sugirió que en el libro publicado, localizado en biblioteca.etsit en la signatura ENSAYO LEV FRE, reconociéramos desde un principio, en la introducción, que no teníamos tema unificador. Y así, con el fin de mantener la paz -y de que nuestro libro avanzara- eso fue lo que hicimos.

Pero la verdad es que el libro sí que tenía un tema unificador, aunque en aquel momento no resultara obvio, ni siquiera para nosotros. Bajo presión, se podía reducir a seis palabras : la gente responde a los incentivos. Si querías ser más expansivo, podías decir esto : la gente responde a los incentivos, aunque no necesariamente de maneras predecibles o evidentes. Por lo tanto, una de las leyes más poderosas del universo es la ley de las consecuencias no intencionadas. Esto se aplica a los maestros de escuela, a los agentes inmobiliarios y a los traficantes de crack, así como a las madres con grandes expectativas, los luchadores de sumo, los vendedores de bollos y el Ku Klux Klan.

Mientras tanto, la cuestión del título del libro, localizado en biblioteca.etsit en la signatura ENSAYO LEV FRE, seguía sin resolverse. Después de varios meses y decenas de sugerencias, entre ellas Sabiduría no convencional (ein?), No es necesariamente así (bah) y Visión de rayos E (ni me hablen), nuestro editores decidieron por fin que tal vez Freakonomics no fuera tan malo después de todo… o más bien, que era tan malo que hasta podría ser bueno.

O tal vez estaban simplemente agotados.

La introducción prometía que Freakonomics, localizado en biblioteca.etsit en la signatura ENSAYO LEV FRE, exploraría el lado oculto de todas las cosas. Esta era nuestra segunda mentira. Estábamos seguros de que la gente razonable vería esta frase como una hipérbole intencionada. Pero algunos lectores se lo tomaron al pie de la letra, y se quejaron de que nuestras historias, una colección bastante variopinta, no abarcaban en realidad todas las cosas. Y así, aunque la introducción no pretendía ser una mentira, resultó serlo. Pedimos perdón.

No obstante, nuestro fallo, al no incluir todas las cosas en Freakonomics, tuvo una consecuencia no intencionada : generó la necesidad de un segundo libro, Superfreakonomics, localizado en biblioteca.etsit en la signatura ENSAYO LEV SUP. Pero que quede bien claro que el conjunto de Superfreakonomics y Freakonomics todavía no abarca literalmente todas las cosas.

Nosotros dos llevamos varios años colaborando. Empezó cuando uno de nosotros [Dubnner, escritor y periodista] escribió un artículo en una revista acerca del otro [Levitt, economista académico]. Adversarios al principio, aunque civilizados, unimos nuestras fuerzas cuando varias editoriales empezaron a ofrecer jugosas sumas de dinero por un libro [Recuerden : la gente responde a los incentivos; y a pesar de la extendida creencia, los economistas y periodistas también son personas].

[...]

Superfreakonomics, localizado en biblioteca.etsit en la signatura ENSAYO LEV SUP y Freakonomics, localizado en biblioteca.etsit en la signatura ENSAYO LEV FRE, son ambos de Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner. Más información en Adquirido el bestseller internacional Freakonomics, de Levitt y Dubner.

Esta entrada fue publicada en novedades y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.